Publicado el Deja un comentario

El otoño llega también a tus platos de salmón ahumado: Risotto de calabaza con salmón ahumado

Adapta tus menús a la nueva estación y disfruta de las mejores recetas de salmón ahumado

Ya es oficial: el otoño ha llegado esta madrugada para quedarse tres meses. Es tiempo de paisajes marrones, hojas secas, lluvias y temperaturas algo más bajas. Tiempo de la vuelta al cole y al trabajo. Gastronómicamente, vamos cambiando el chip de las ensaladas por platos algo más calientes… ¿Adaptamos la cocina a la nueva estación? ¿Qué te parece si empezamos por platos con salmón ahumado?

Algo tenemos claro: el otoño también llega a nuestra mesa. ¿Por qué? Pues porque cada estación tiene sus alimentos típicos, y el otoño no iba a ser menos. Entre otras, son típicas frutas como la granada o la uva. También empieza la temporada de naranjas, mandarinas, aguacates, kiwis, pomelos o castaña, entre otros. Ah, ¡no nos olvidemos de las ricas castañas!

Con esta estación también llegan una gran cantidad de verduras: hongos, repollos, calabaza, calabacín, berenjenas, boniatos, alcachofa, espinacas o coliflor, entre otras.

Es bueno recordar que, después del calor del verano, debemos preparar nuestro cuerpo para el frío. Así, a través de la alimentación, uno de los objetivos en la cocina es prevenir enfermedades, mantener equilibrado el aporte de vitaminas, sales minerales y proteínas. Así, las carnes blancas y el pescado son fundamentales en esta estación del año. ¡Y nosotros apostamos por el salmón ahumado!

Por último, te recordamos que antes los cambios de estación es importante cuidar lo que comemos para fortalecer el sistema inmunológico y potenciar las defensas del organismo. Por eso, debes llevar una alimentación sana y equilibrada, combinada con la práctica de ejercicio físico. ¿Estás preparado/a para el otoño? ¿Verdad que es buena idea hacerlo con salmón ahumado?

Risotto de calabaza con salmón ahumado

Al leer el nombre podréis pensar que es un risotto tradicional cocinado con los dos ingredientes que aparecen el el título de la publicación, pues no, el salmón solo aparece como toque final, como broche a un risotto de tierra y mar.

Los más espabilados habréis llegado a la conclusión de que en lugar de caldo vegetal, de carne o de pollo, lo cocino con fumet de pescado.

Siempre viene bien tener fumet casero en el congelador, ya que se suelen preparar cantidades grandes y es algo que suele sobrar. Congelandolo en botellitas de 0.33 cl podréis improvisar paellas, calderetas o guisos de mar sin tanto trabajo entre fogones. Otra opción (que, personalmente odio) es comprar los tetra brick que comercializan en cualquier tienda de alimentación.

El fumet (del francés fumet) es un fondo blanco (fondo básico de cocina) hecho a base de pescados y mariscos. Para su elaboración se utilizan espinas y restos de pescado (no vísceras, ya que estas amargan y enturbian el caldo) con alto contenido en gelatina. En general se utilizarán aquellos pescados y mariscos que transmitan buen sabor al caldo resultante. El fumet es un caldo concentrado.

Ingredientes
4 tazas de arroz (arborio o carnaroli)
½ calabaza
1 cebolla
1 loncha de salmón ahumado
½ litro de fumet de pescado
1 cucharada sopera de mantequilla
Parmesano rallado
Sal y pimienta

Instrucciones
Cocemos la calabaza al vapor hasta que esté al dente y cortamos en dados pequeños. Salteamos con la cebolla finamente picada y la mantequilla hasta que quede dorada, salpimentamos y añadimos el arroz y salteamos otro minuto. Empezamos a añadir el caldo de pescado caliente (para no cortar la cocción) poco a poco sin dejar de remover durante 20 minutos, terminamos añadiendo el parmesano al gusto, removemos y servimos, decorando con una flor de salmón ahumado.