Publicado el Deja un comentario

¿Qué tipos de chorizo existen y para qué sirven?

El chorizo es junto al jamón ibérico, uno de los alimentos de nuestro país más populares internacionalmente. Entre otras cosas, esto se debe a su versatilidad, ya que existen muchos tipos de chorizo diferente para comer o cocinar de muy diversas formas. Por eso hoy, vamos a repasar las diferentes clases de chorizos, para que tengamos un visión de qué chorizo es mejor para cada cosa.

Cada tipo de chorizo varía en función de diferentes características: sus ingredientes, su forma o curación. Por ejemplo, según los ingredientes usados, podemos encontrar chorizos suaves o chorizos picantes. Esto depende del tipo de pimentón que se utiliza al elaborarlo (dulce o picante) y de la cantidad del mismo (más picante o menos).

Según la curación o el modo de hacer el chorizo, encontramos chorizos curados al aire durante un determinado tiempo o chorizos ahumados, que previamente al proceso de curación han pasado un proceso de ahumado con leñas naturales.

SEGÚN LA FORMA

La forma que tienen los chorizos también es algo determinante a la hora de saber para qué debemos usar cada cual, y también ante qué tipo de alimento estamos. Por ejemplo, existen chorizos de herradura, que es una sola pieza y que se ata con una cuerda en los extremos para poderlo colgar. Por ese motivo, al final, terminan con la forma de herradura. Este chorizo se puede comer crudo, sin cocinar, ya que su curación suele ser perfecta y tiene un sabor intenso y buenísimo.

Por otro lado, los chorizos en ristra se forman en una tripa y luego se atan dividiéndose con una cuerda, lo que forma una fila de chorizos más pequeños. Este tipo de chorizo es ideal para la plancha y la barbacoa, por lo que generalmente se utiliza para eventos de este tipo, ya que para comerlos crudos resultan excesivamente blandos y grasientos.

Los chorizos ibéricos serranitos son perfectos para cocinar. Están bien curados pero su sabor intenso hace que sean fáciles de cortar en caso necesario o de agregar enteros a un guiso para aportan tanto textura como toque. Son pequeños, perfecto para un uso y además, tienen un color intenso inigualable.

Por otro lado, el chorizo vela es recto y no muy ancho (entre tres y cuatro centímetros). Suele tener unos 40 centímetros de longitud, lo que hace que tenga forma de cirio, de donde podría venir su nombre. Este chorizo no se cocina, y se come tal cual ya sea en tablas, tapas, bocadillos, etc.

Así, parecido al de vela, está también el chorizo cular, que es el que más tiempo de curación necesita, ya que suele ser bastante ancho (superior a los 38 milímetros), de forma irregular, ya que la carne de adapta a la morfología de la tripa en la que se embute.

SEGÚN LOS TIPOS DE CARNE

Los tipos de carne usadas a la hora de hacer los chorizos también es determinante en el producto final y es crucial a la hora de saber diferenciarlo. Según el tipo de cerdo se distingue el chorizo ibérico o el chorizo casero. El de mejor calidad sin ninguna duda es el que procede de cerdos ibéricos. De los chorizos ibéricos que se elaboran, en general el más apreciado suele ser tipo vela, aunque se elaboran todo tipo de chorizos con carne ibérica. El chorizo ibérico de bellota es el más apreciado, ya que se elabora con la carne de los cerdos de bellota de los que se extraen los mejores jamones y paletas del mercado.

Por su parte, los chorizos caseros que se realizan con cerdo blanco son generalmente en herradura o en ristra, perfectos para cocinar o hacer a la brasa.

Fuente: https://www.montesierra.es/blog/que-tipos-de-chorizo-existen-y-para-que-sirven/

Puedes encontrar el mejor chorizo en nuestro establecimiento de la calle Tous y Ferrer nº 3 de Palma de Mallorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.