Publicado el Deja un comentario

3 sorprendentes tapas frías elaboradas con jamón ibérico

Y es que nos encontramos ante un producto que se puede degustar a cualquier hora del día, en finas lonchas, con picos, en el clásico «bocata» de toda la vida o como ingrediente principal en platos sabrosos y elaborados de manera muy sencilla. ¡No te derritas antes de tiempo y toma nota!

1. Higos rellenos de queso y recubiertos de jamón ibérico. ¡Sin duda, todo un manjar! Su elaboración es bien sencilla y los ingredientes son muy fáciles de encontrar. Para su elaboración necesitaremos unos cuantos higos que no estén demasiado maduros para poderlos rellenar de queso sin que se rompan. ¡Utiliza el tipo de queso que más te guste! Es preferible que sea queso de untar, como el camembert o el roquefort, para que el relleno sea más fácil.

Una vez hecho, recúbrelos con unas finas y suculentas lonchas de jamón ibérico, y para presentarlos, colócalos sobre unas tostas crujientes. ¡Todo una experiencia gustativa!

2. Habas baby con verduritas y jamón ibérico. ¡En verano apetecen cosas fresquitas!, y este plato es ideal para cenar de forma ligera en las noches de calor sofocante, pero sobre todo te sorprenderá lo fácil que es preparar algo rápido y de manera deliciosa.

Lo primero que haremos será cortar todas las verduras en cuadraditos muy pequeños. Zanahorias, pepino, pimiento rojo o verde, cebolla… ¡Puedes utilizar todas las que quieras! ¡Cuanto más colorido tenga esta ensalada, más apetitosa será! Seguidamente incorporamos las habitas baby y los guisantes ya cocidos y escurridos. Salpimentamos al gusto… ¡y listo! Corona este plato con unos taquitos de jamón ibérico recién cortado, ¡verás que aroma desprende!

¿Ya lo tienes? ¡Pues al frigorífico para que coja frescor! Puedes servirlo en pequeños cuencos o en una copa de cóctel a modo de mini tapas. ¡Un plato que revitaliza cuerpo y alma!

3. Ensalada de garbanzos con jamón ibérico. ¡Ya no tienes excusa para comer de manera saludable! Con estos ingredientes y diez minutos en la cocina puedes preparar un plato espectacular. ¿Has probado los garbanzos fríos? ¡Sí, fríos! Estamos acostumbrados a comerlos en guisos o en platos calientes, pero resultan deliciosos en ensaladas fresquitas. ¡Sólo necesitas un poco de imaginación!

Para comenzar, colocamos en un bol 300 gramos de garbanzos ya cocidos y a poder ser, previamente refrigerados, ya que serán base de todo lo que vienes después. Preparamos el resto de ingredientes: tomates cherry cortados en mitades, aceitunas negras sin hueso, y dos huevos cocidos también troceados. ¡Y como no, lo decoramos con unas virutas de jamón ibérico! Salpimentamos al gusto y espolvoreamos un poco de albahaca que le va de maravilla. Et, voilà!

Puedes encontrar el mejor jamón Ibérico en nuestro establecimiento de la calle Tous y Ferrer nº 3 de Palma de Mallorca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.